Vómitos en los gatos: Causas y solución

Vómitos en un gato: Causas y solución

Los gatos también tienen problemas de vómitos. Entonces, cuando notas que tu gato vomita damos por hecho que está enfermo. Con lo cual sabemos por nosotros mismos que las náuseas no surgen así, es un síntoma que habla de un mal funcionamiento del cuerpo.

Sin embargo, no debe entrar en pánico, no traerá ningún beneficio. Pero para tener un conocimiento básico de la fisiología felina y entender cuando el vómito es un síntoma alarmante, y cuando es un proceso natural, es necesario.

Esperamos que este artículo le ayude a comprender este problema.

Causas de los vómitos en un gato

Durante el vómito, se produce una contracción convulsiva de los músculos del estómago y su contenido se expulsa a través del esófago hacia afuera.

Un gato, cuando está enfermo, suele tragar con frecuencia, se lame los labios, incluso puede que saliva, por supuesto, el animal se niega a comer.

Esto a menudo se puede ver al transportar gatos en un automóvil, donde se enferman rápidamente. El vómito, por otro lado, generalmente ocurre en una posición sentada o semi-reclinada (cuando el gato cae sobre las cuatro patas), mientras el cuello se extiende hacia adelante, la cabeza se baja.

Los vómitos en los gatos también pueden ocurrir debido al embarazo, y entonces no debes tener miedo en absoluto.

En primer lugar, al desarrollarse y aumentar de tamaño, los gatitos comienzan a apretar los órganos internos, incluido el estómago, y ya no pueden contener tanta comida como antes.

En segundo lugar, la razón puede ser la misma que en los humanos: la toxicosis. Pero, sin embargo, todo esto no significa en absoluto que una gata preñada no pueda ser envenenada o que su gastritis no empeore, así que vigila su salud y, si es necesario, contacta con un veterinario.

Los parásitos también son una causa común de vómitos en los gatos. En este caso, el animal vomita moco amarillo.

Sin embargo, habiendo notado esto, no se apresure a darle inmediatamente medicamentos antiparasitarios al gato; si no es un veterinario, puede cometer fácilmente un error en el diagnóstico y las píldoras antihelmínticas solo agravarán la enfermedad. Si tiene dudas, consulte a un veterinario.

También sucede que los vómitos en los gatos comienzan por estrés. Los cazadores peludos son criaturas muy emocionales, y si hay un shock en su vida, se preocupan mucho por él, que se puede expresar, entre otras cosas, en pérdida de apetito, náuseas y vómitos.

Vómitos en un gato: Causas y solución

Tratar los vómitos en gatos

Es necesario entender que el vómito no es una enfermedad independiente, es solo un síntoma que nos dice que algo anda mal con una mascota peluda.

Por lo tanto, no solo no ofrecemos un tratamiento universal, sino que no lo recomendamos enfáticamente. En primer lugar, debe comprender cómo se pueden causar los vómitos.

A veces, la respuesta está en la superficie: el gato se ha tragado un objeto extraño o está mareado en el coche. Pero a menudo sucede que no hay razones visibles para los vómitos, y luego uno puede pensar en algunas lesiones dolorosas del sistema digestivo o nervioso.

De una forma u otra, el diagnóstico final aún lo realiza un especialista. Todo lo que tiene que hacer el propietario es estudiar la naturaleza de los vómitos y su frecuencia.

Vómitos de espuma

Este es uno de los tipos de vómitos más comunes. En este caso, se expulsa del estómago una masa espumosa blanca, prácticamente inodoro. Si tales vómitos ocurren una vez, no se preocupe. Si esto se repite regularmente, esto indica la aparición de gastritis, y el gato debe ser transferido a una dieta moderada.

Vómitos de bilis

A veces, el vómito puede ser amarillo. Esto indica una fuerte salpicadura de bilis en el estómago, que es un signo seguro de anomalías en el hígado y los conductos biliares. Esto sucede cuando se intoxica o se ingieren alimentos demasiado grasos, pero el veterinario hace el diagnóstico definitivo.

El propietario, que notó manifestaciones similares en su gato, primero debe transferir al gato a una dieta, excluyendo la carne grasa y el pescado de la comida.

Vómitos en un gato: Causas y solución

Vómitos amarillos

En este caso, los problemas pueden ser de hígado y los conductos biliares. Si se nota espuma de color amarillo en el vomitar, lo más probable es que exista un parásito en el sistema digestivo del animal.

En este caso, es necesario darle al gato un medicamento antihelmíntico. Aunque, quizás, el color amarillo del vómito haya adquirido por el color de la comida ingerida el día anterior, así que recuerda lo que le diste a tu mascota.

Vómitos de sangre

Este síntoma asusta con razón a todos los propietarios porque, como regla general, la presencia de sangre en el vómito indica un mal funcionamiento grave en el cuerpo del gato.

Si la sangre es oscura y coagulada, estamos hablando de una patología en el estómago, mientras que un color escarlata significa problemas en el esófago o en la boca. Y la razón más inofensiva aquí puede ser una herida en la boca. Por ejemplo, puede aparecer sangre de un diente dañado.

Sin embargo, si estamos hablando, por ejemplo, de una espina de pescado clavada en la encía o la garganta, es poco probable que el animal se las arregle sin ayuda.

Pero más a menudo, la causa de los vómitos con sangre es la gastritis aguda, una úlcera de estómago o incluso un tumor. Por lo tanto, si su gato vomita sangre, no es necesario que haga suposiciones sobre los motivos, sino que debe llevarlo de inmediato al veterinario, ya que, en cualquier caso, tal síntoma indica trastornos graves en el cuerpo.

Vómitos en un gato: Causas y solución

Vómito verde

Al igual que el amarillo, un color similar del vómito indica un mal funcionamiento en el hígado. La bilis, especialmente la estancada, puede volverse verde. Y este síntoma suele indicar problemas con la vesícula biliar, como cálculos o mala permeabilidad de los conductos biliares.

Prevención de los vómitos

Como hemos dicho, el vómito no es una enfermedad, sino un síntoma, por lo que es necesario recordar las causas de las náuseas y los vómitos. En primer lugar, asegúrese de que el gato siempre obtenga alimentos frescos y de calidad sin exceso de grasa. En segundo lugar, la prevención oportuna de la helmintiasis.

En tercer lugar, dele periódicamente una pasta para eliminar las bolas de pelo del estómago. Y, por supuesto, recuerda que los gatos son criaturas vulnerables, fácilmente expuestas al estrés, por lo que debes cuidar la psique de tu mascota, no ofenderla ni lastimarla.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir

Usamos cookies y recogemos datos para personalizar contenido, anuncios, funciones sociales y analizar el tráfico Más información