Saltar al contenido

Tener dos gatos y no morir en el intento

Traer a casa un nuevo gato cuando ya tienes uno no es tarea complicada

Como tener dos gatos en casa

Si ya tienes gato pero crees que la compañía de un hermanito o hermanita felina sería estupendo para compensar la soledad de tu mascota, entonces no pierdas el tiempo, te preparamos para afrontar lo que será la batalla definitiva para traer un nuevo familiar gatuno y no morir en el intento.

Tener dos gatos pequeños

En el caso de gatos pequeños (no más de 2 meses) no tendrás mayores problemas ya que es la edad ideal, los gatos son más adaptables a nuevas experiencias sociales, aún están aprendiendo. Lo aconsejable es que si decides tener dos gatos lo hagas desde el principio, cuando son pequeños y tienen la misma edad.

Si no puedes, pues intentar que no se lleven mucha edad, como hemos dicho al principio si son jóvenes y con no más de dos meses no tendrás problemas de adaptamiento.

Tener dos gatos adultos

Como traer un gato adulto a casa cuando ya tienes gato

Esto ya se complica, pero no es imposible. Si el gato que tienes en casa es adulto y quieres traer otro adulto, ya sea de protectora, callejero o por que te lo han regalado, lo primero que tienes que hacer es la presentación.

La presentación

La presentación se usa para que tu gato se empiece a familiarizar con el nuevo visitante.

Lo que tienes que hacer es muy sencillo, una vez que tengas previsto traer al nuevo gato, antes de eso debes dejar sus cosas por casa, como juguetes, collares o cualquier cosa del nuevo para que las huela tu gato. En caso de no tener nada a mano -ya sea por que es callejero-, deberás presentarlos cara a cara, sin acercarlos y dejándolos en cada punta de la casa, que se vean pero con paciencia, poco a poco para que se vayan oliendo de lejos. No te preocupes si este proceso tarda, ya que puede durar durante semanas antes de que se adapten.

Si la cosa se pone tensa, existen feromonas que se venden en centros veterinarios que ayudan a relajar los ánimos entre ellos. ¡Ánimo!