Saltar al contenido

Saber si tu gato es hembra o macho

Saber si tu gato es hembra o macho

Te vamos a detallar como saber si tu gato es hembra o macho. Si tienes un nuevo miembro en la familia, ya sea porque lo has adoptado o tu gata ha tenido crías, ahora te preguntaras cual será su sexo.

Hay ciertas diferencias que nos pueden apuntar el sexo del felino según su manera de comportarse y el pelaje. La prueba más indiscutible y segura que hay para saber si son hembra o macho se basa en mirar sus órganos sexuales.

 

La mejor forma de saber si tu gato es macho o hembra

En los recién nacidos no es fácil saber su sexo ya que no tienen completamente desarrollados sus órganos. Lo optimo es esperar algunas semanas, en torno al mes y medio, para que se le puedan distinguir. En los primeros días de estos felinos no es muy conveniente acercarse en exceso a estos pequeños ya que están muy unidos a la madre y podemos sufrir un pequeño percance.

Para analizar sus genitales, lo primero a tener en cuenta es que el gato no nos tome como una amenaza y poco a poco dejar que se acerque y nos huela. No hay que realizar movimientos bruscos ni comportamientos que puedan ahuyentarlo.

Cuando más relajado esté, cógelo en tus brazos y levántale su cola.

Si es una hembra

Las hembras se caracterizan porque no hay distancia entre la zona del ano y la vulva. También percibirás una pequeña raya en la zona central.

Si es un macho

Los machos tienen una separación mayor después del ano y los testículos salen por la parte trasera como dos bultos.

 
Si con estas claves no es suficiente para distinguirlos, otra opción es observar su pelaje. Los gatos que tienen tres colores en su pelaje suelen ser la mayoría hembras. Si lucen tonos rojizos suelen ser machos. Pero recuerda que no debemos tener exclusivamente su pelaje como clave para precisar su sexo.

Otra clave para averiguar el sexo es la personalidad. El carácter del macho es más independientes y áspero pero no se puede decir que por ser macho tenga esta personalidad.

El carácter de las hembras es todo lo contrario al del macho. Suelen ser especialmente cariñosas y sociables. Su carácter suele cambiar en épocas de celo. Cuando se encuentran con el celo producen sonidos para seducir a los machos.

Si no queremos aumentar la familia felina podemos castrar a nuestra mascota ya que impide conductas agresivas, enfermedades y elimina comportamiento que pueden producirle estrés e inestabilidad. Castrar al gato impide abandonos de felinos.