Saltar al contenido

Recompensas para gatos

¿Como Recompensar a mi gato?

Los gatos son sibaritas por naturaleza en el momento de llevarse algo a la boca y por ello aprovecharemos las recompensas para gatos. De ahí que las recompensas que le demos a nuestra mascota asimismo han de ser muy singulares, mas cuando la halles te aseguro que se “derretirá” ante ella.

Por este motivo una de las primeras cosas que debemos lograr es localizar la recompensa preferida de nuestro gato. ¿Mantecoso? ¿Crepitante? ¿Los dos? ¿Una gominola prefabricada o bien algo preparado en casa?

La recompensa que le demos a nuestra mascota he de ser perfecta en concepto de calorías. Esta no puede romper el equilibrio de la ración diaria del animal.

Lo bueno de las gominolas compradas es que las firma que son especialistas en alimentación animal, con lo que sus recompensas son particularmente agradables al paladar y a la dieta. Una o dos calorías por dulce no es para sentirse culpable.

Ahora vamos a ver el aspecto pedagógico de la recompensa. Esta jamás he de ser un mordisco más de su comida. La recompensa he de ser algo singular para un acontecimiento singular, un instante de placer o bien la recompensa por buen comportamiento del gato tras un acontecimiento “frustrante” por su lado.

Recompensas para gatos

Por poner un ejemplo, los gatos cuyo pelaje precisa de un mantenimiento diario, es buena forma de inculcarles que esta práctica es buena retribuir cada cepillado con una gominola. Por este motivo es tan esencial que las gominolas no dañen la línea de nuestro animal.

Las recompensas han de ser usadas con prudencia, solo para fortalecer una buena conducta y jamás de forma sistemática. Darla puede ser útil para casos en los que tenemos inconvenientes con un gato que se intranquiliza por lograr su plato de comida prácticamente ya antes que lo pongas en el suelo, puesto que con ella podemos retribuir que haya aguardado paciente. Debemos robustecer cada orden (brinca, ven, vamos, siéntate, etcétera) y acompañarla la recompensa con un cumplido, algo a lo que los gatos acostumbran a ser altamente sensibles.

Como es lógico empezaremos por los casos que ya hemos visto, el de los gatos a los que no les agrada el cepillado de su pelo o bien el de los que se intranquilizan ante el alimento, mas existen muchos más.

Siguiendo con el alimento, la recompensa puede asistir a nutrir a múltiples gatos, en tanto que podemos lograr que se sienten y aguarden pacientemente la llegada de el alimento en vez de pelearse entre ellos para llegar al plato.

Asimismo puede ser útil a asistirnos a meter al gato en el transportín, recompénsale solo cuando haya entrado en ella y siempre y en todo momento con una o bien 2 gominolas.

 

El mejor momento para recompensar

La visita al veterinario asimismo puede ser mejorado con las recompensas. Por poner un ejemplo podemos darle al gato una gominola tras una inyección, por servirnos de un ejemplo. Esta distracción le relajará.