Saltar al contenido

Prurito en gatos, ¿Que hacer?

El prurito en gatos es una afección que padece la piel de estos animales y que presenta como síntoma el picor. Normalmente este inconveniente solo se presenta en los gatos que no cuentan con una buena higiene.

Puede aparecer en prácticamente todo el cuerpo del animal, lo normal es que se presente con una mayor frecuencia en las ingles y en las patas. Cuando la enfermedad avanza se extiende por la totalidad del cuerpo del animal.

Causas

Este problema cutáneo normalmente se presenta por una mala higiene del gato. Pero no es la única razón.

El prurito felino puede ser ocasionado por parásitos exteriores, insectos u otros animales microscópicos que afectan a la piel. Otra de las causas comunes de su aparición son las alergias. Estas pueden ser alimentarias, ambientales entre otras

Asimismo puede ser provocada por el contacto con plantas que le produzcan hipersensibilidad. A esto hay que prestarle mucha atención ya que existen plantas venenosas muy peligrosas que pueden ocasionar daños mayores a nuestro gato. Vea cuales son las Plantas más Tóxicas para los gatos

El contacto con substancias químicas como jabones o bien otros productos utilizados para la limpieza del hogar o algunos accesorios gatunos que puedan provocarle reacción como collares de plástico, cuero o metálicos.

Síntomas

Se presenta en la piel del animal y causa mucho picor. De ahí que en el momento en que un gato está sufriendo este inconveniente no deja de rascarse, de morderse o de frotarse con otros elementos para sentir alivio.

Con estos comportamientos provocados por el picor el gato comienza a crearse heridas en la piel, lo que produce más ganas de rascarse y de esta forma se agudiza el inconveniente.

Una de las cosas esenciales que hay que saber de este inconveniente cutáneo es que en un inicio no se presentan los síntomas. Es solo cuando se extiende por el cuerpo del animal que los gatos sienten la necesidad de rascarse y por esto es tan bastante difícil diagnosticar prurito en los gatos.

Tratamiento veterinario

En el caso de sospechar que nuestro gato tiene este inconveniente lo mejor es asistir al veterinario ya que si se deja avanzar la enfermedad se pueden presentar daños más profundos en la piel.

El veterinario aparte de diagnosticar el inconveniente, va a tratar de hallar la causa que produzca el prurito en el gato en tanto que de este modo empezará el tratamiento preciso que suprimirá por completo el inconveniente.

Entre los tratamientos más habituales se hallan los antibióticos para combatir infecciones, los fármacos para parásitos y los asépticos para eludir infecciones graves en las heridas provocadas al rascarse.