Saltar al contenido

Problemas urinarios en los gatos. Causas y tratamientos


Los felinos pueden llegar a tener una serie de problemas que afectan al tracto urinario: la vejiga y la uretra. Mayoritariamente los problemas urinarios en los gatos se debe a la obstrucción de la orina. Esta obstrucción puede ser muy dolorosa y mortal en los gatos.

Si usted descubre cualquier molestia o torpeza para expulsar la orina, acuda de inmediato a su veterinario. Esta enfermedad en felinos es habitual y compleja requiriendo de apoyo médico y pocas veces se debe a una única causa.

Indicios de que existen problemas en la vejiga

A continuación le detallamos algunos síntomas que indican que existen problemas en la vejiga de tu gato. Uno de los síntomas es hacer fuerza al orinar. Otro síntoma es que tenga una micción dolorosa que se reconoce porque el felino produce unos maullidos agudos debido al dolor. Otros síntomas de que hay problemas son cuando no para de lamerse la zona genital, tiene sangrados en la orina, no puede orinar o lo hace fuera de su arenero.

Debido a que esta dolencia puede llegar a ser muy grave e incluso mortal es necesario acudir al veterinario lo antes posible si se detecta algunas de las anteriores anomalías.

Existen varios motivos que provocan los problemas urinarios en los gatos.

Algunas de estas causas son:

Cistitis, es una enfermedad habitual que produce la inflamación dolorosa de la vejiga.
Cálculos en la vejiga, es un elemento sólido compuesto de pequeños cristales que produce que se obstruya la uretra.
Anomalías fisiológica, los felinos pueden nacer con una anomalía del tracto urinario inferior o pueden desarrollarlas como resultado de un traumatismo.
Infección bacteriana, es muy poco habitual en gatos que no padecen otros problemas de salud.

 

Valoración de los problemas urinarios

El veterinario es quien debe realizar una serie de pruebas para determinar el diagnóstico. Las análiticas de sangre se hacen para excluir otros problemas y la analítica de orina se realiza para verificar la presencia de cristales, sangre y para evaluar la concentración de orina.

 

Tratamiento para los problemas urinarios

Si el gato lo que tiene es una obstrucción en la uretra, el veterinario debe actuar deprisa para desobstruirla. El gato debe ser sedado. Le introducirán un catéter urinario que desbloqueará la uretra y permitirá que la orina vuelva a circular con normalidad.

Si lo que padece son cálculos en la vejiga puede que sea necesario extraerlos quirúrgicamente o cambiarle la dieta, todo depende del modelo de cálculo que sea.

Si lo que sufre es una cistitis, el veterinario le recetará un medicamento para relajar la uretra. Para reducir la concentración de orina será necesario cambiarle la dieta de una comida seca a una húmeda para que tenga menos sed.

Si fuese una infección bacteriana, sería necesario que el gato tomara antibióticos.

 

Vea nuestros productos para el cuidado en [Nos Vamos de Compras]