Saltar al contenido

Higiene en los gatos Persas

Gato Persa

La higiene en los Gatos Persas es fácil, si sabes cómo. El Persa es un gato con el cuerpo redondo y musculoso, cabeza grande, patas cortas, un pelaje rebosante y sedoso, sus peculiaridades físicas han ido evolucionando siendo creado artificialmente a través del cruce de algunas razas, es un gato afable de carácter apacible, de ahí es por lo que este animal nos va a facilitar su higiene. Para un aseo inmejorable, es preciso adquirir algunos productos que serán esenciales para el cuidado de esta clase de raza y otros específicos adaptados a su tipología específica.

Cuidados de un gato Persa

Existen multitud de productos para los cuidados de los Persas, pero podemos empezar con las cosas básicas, lo primero y esencial es el arenero (si es de perlas de silice mejor), otro artículo vital es el rascador, realmente útil para que se lime las uñas y de que nuestra mascota no finalice destrozando nuestra casa.

Por último necesitaremos un factor clave para el cuidado de los gatos persas: un cepillo blando y manejable preferentemente de cerdas naturales y múltiples peines de diferente grosor. Los cepillos de nailon no son aconsejables en este sentido pues provocan electricidad estática.

Aseo de los gatos Persas

El aseo en los gatos persas debe efectuarse todos los días. Hay que cuidar su gran melena a fin de que sostenga su brillo, suavidad y no se enrede demasiado. No debemos olvidar que si se trata de un animal que está en continuo contacto con el exterior, las hojas, hierbas y demás elementos podrán quedarse adheridos a él. Además, por su gran pelaje es difícil poder darnos cuenta de posibles heridas o cortes a menos que su cuidado sea haga regularmente.

Peinado

Debemos empezar a peinar siempre en el mismo sentido del pelo y de una forma suave para que el animal tome conciencia de esta actividad, convirtiéndose con el tiempo en una experiencia familiar agradable. Además ayudas a eliminar de forma considerable los posibles pelos muertos.w

Después lo vamos a peinar en sentido opuesto o a contrapelo, muy suave para eludir que nada se quede pegado. El peine de púas anchas puede ser muy eficiente para cualquier nudo formado.

Utilizaremos el último peine de dientes más estrechos para finalizar la labor de forma efectiva. Llegados aquí, hay que tener en cuenta que el animal puede mostrarse sensible con ciertas partes de su cuerpo como son la cola, las patas traseras o su parte inferior.

El baño

En lo que se refiere al baño se recomienda usar agua tibia y utilizar un champú específico para gatos Persas de manera que no pueda dañar sus ojos u orejas. La forma de proceder es la siguiente:

  1. Moja el pelo completamente y sin asustar al animal.
  2. Aplica el champú sin que toque zonas sensibles como los ojos e interior de orejas.
  3. Deja actuar durante unos minutos.
  4. Aclara varias veces los restos de champú para evitar irritaciones de piel.
  5. Seca con toalla, y si el gato está acostumbrado al secador de pelo, úsalo con cuidado de no quemarle.

A fin de que su pelo tenga un aspecto sedoso, no hay que utilizar un champús secos y, para que luzca vigoroso, puedes llevar a cabo un masaje enérgico con una toalla. Lo último que queda por hacer es peinar, como hemos mencionado, eliminando cualquier posible enredo y tu Persa estará listo para hacer un anuncio de televisión gatuno.