Saltar al contenido

Higiene del arenero de tu gato

La higiene del arenero de tu gato hace que el comportamiento de un felino con su caja de arena sea: acceder con paso firme, elegir el sitio, hacer un pequeño orificio y realizar sus necesidades con las patas firmes. Sin embargo, no harán estos pasos si el arenero no está en condiciones.

Limpieza del arenero de tu gato

El comportamiento de un gato insatisfecho es: se aproxima a la caja, busca un lugar y con las patas, araña como si quisiese librarse de algo desapacible que no le agrada y se va sin hacer de vientre. Si al hacer sus necesidades muestra una expresión poco amigable, mantiene las orejas bajas y el cuerpo en tensión es por que sí está haciendo algo. Una vez terminado se distancia velozmente de la caja sin cubrir sus excrementos.

Múltiples razones pueden provocar este comportamiento: la situación de la caja (muy expuesta o muy oculta), caja pequeñísima, arena sucia o bien exageradamente limpia (fragancia a productos químicos), poca arena o de mala calidad.

Para volver al habito de utilizar la caja de arena, lo idóneo es transformarla en lo más atrayente posible: la limpieza y la accesibilidad son esenciales, evita el empleo de productos de limpieza perfumados. Lo idóneo para adecentar la caja es usar vinagre para anular cualquier fragancia que pudiese ser desapacible para el gato.

El material, la fragancia, la manera o el tono de la caja pueden ser factores determinantes en la aceptación o rechazo de la caja. Ciertos gatos por servirnos de un ejemplo detestan el plástico, seguramente por la sensación que sienten cuando lo tocan.

Higiene del arenero de tu gato

Si el rechazo a la caja brota tras mudarla por una nueva, lo mejor es regresar a poner la antigua, si en lo posible lo idóneo es buscar una caja afín a la otra. Recuerda que los gatos son animales de costumbres. Cuanto menos cambios hayan, más felices están.

En lo que se refiere a la arena, hay una muy amplia variedades de ellas en el mercado. Muchos gatos prefieren la arena fina, mas asimismo hallamos arena vegetal a base de fibras naturales, de cereales o papel reciclado.

Si tu gato está habituado a salir al exterior puedes probar a entremezclar arena con tierra. Si tienes más de un gato debes tener por lo menos una caja para cada uno de ellos. Muchos gatos no se están a gusto usando exactamente la misma caja que otros gatos y puede ser un inconveniente

arenero para tu gato