Saltar al contenido

Gato Esfinge

Desde hace años se ha narrado sobre el origen del Gato Sphynx o gato sin pelo. En 1902 se relata ya sobre ellos en una obra, El libro del gato, donde se cuenta que dos gatos desnudos fueron regalado por una tribu indígena procedente de Albuquerque (NM).

Se trataba de un macho y una hembra, hermanos y se describen como gatos desnudos, con ojos de color ámbar, cabeza con forma de cuña, largos bigotes, orejas grandes, cuerpo alargado y cola con apariencia de látigo. Por la explicación parecen ser bicolores. Estos gatos no tuvieron descendencia.

Origen del Gato Esfinge

Hacía el año 1930 aparecen gatos sin pelo en Marruecos, Francia y Estados Unidos. En 1.938, un profesor de una escuela veterinaria de Francia escribe una noticia de gatos sin pelo nacido de una pareja de siameses y efectúa un estudio sobre el gen que genera la calvicie. El origen de la actual raza Sphynx, también llamado gato esfinge o egipcio, remonta a 1966, fecha en la que se produce un interés por la cría de este tipo de gatos.

En los 90s el Sphynx, fue extendiéndose por otros países gracias a la tarea de criadores de gatos atraídos por su belleza. Al mismo tiempo iba ganando popularidad y era aceptada como nueva raza de gatos por las primordiales federaciones felinas. A pesar de considerarse una raza con muy poco tiempo, ya se puede decir que está totalmente afianzada en Europa como en Estados Unidos.

Características del Gato Esfinge

El Gato Sphynx o gato esfinge es una raza de gato cuya cualidades más vistosas son la ausencia de pelo y su porte delgado y esbelto. Es un gato de tamaño mediano, alargado y musculoso. La cabeza tiene forma triangular, ligeramente más larga que ancha, con los pómulos muy marcados y un pequeño hundimiento en los bigotes. Las orejas son grandes y están separadas. De nariz corta, con ojos grandes y aspecto de limón ovalado. La piel forma pliegues en el hocico, en los hombros y las patas. El pelo se limita a una finísima pelusa. En cuanto a colores, se permiten todas las variedades y combinaciones.

La raza sphynx actualmente suele reproducirse más fácilmente que en sus comienzos. El esfinge puede ponerse en celo en cualquier época del año, debido a que se encuentra por su falta de pelos en temperaturas cálidas. Cuando aparece el celo las conductas del felino cambian, algunos se ponen agresivos, suelen escaparse, marcan, etc. Nuestro veterinario ante estas situaciones nos va aconsejar que lo esterilicemos y así desaparecerá este comportamiento ocasionado por el celo.

La reproducción de los gatos sin pelo se produce con normalidad. Tienen una media de 3-4 cachorros exceptuando algunas hembras que gestan hasta 8. Su embrazo dura entre 60 y 65 días. Hacia los 8 meses los cachorros alcanzan su madurez sexual. Son gatos con una alta esperanza de vida pudiendo vivir hasta 15 años.

Gato Esfinge
La belleza del Gato Esfinge reside en que no tiene pelo

Comportamiento del Gato Esfinge

El Sphynx o egipcio es un gato tranquilo, pacífico, amigable, fisgón e inteligente y necesita mucha relación física. Suelen preferir sitios tranquilos y en calma. También es muy juguetón, le atrae saltar y trepar. Se acostumbra muy rápidamente a la vida familiar y normalmente no muestra problemas con otros animales y es paciente con los niños debido a su ausencia de agresividad. Es muy afectuoso estando siempre muy dependiente de sus dueños. Le encantan los sitios cálidos puesto que son sensibles a los cambios de temperatura.

Salud del Gato Esfinge

El sphynx o gato esfinge es un felino fornido y robusto aunque de apariencia nos parezca frágil y delicado. Para tener este gatito sano, fuerte y libre de enfermedades es necesario vigilar su salud. Debemos llevarlo al veterinario para que le realice las oportunas revisiones, le ponga las vacunas correspondientes y lleve a cabo su desparasitación. Actualmente no hay vacunas para todas las enfermedades que puedan contraer estos animales, así que nuestro gato esfinge no se encontrará inmunizado contra una serie de enfermedades. Entre las afecciones que no están protegidos encontramos la leucemia felina, rabia, clamidiasis…

Cuidados del Gato Esfinge

Es primordial llevar al día las desparasitaciones internas porque son necesarias para evitar contratiempos en la salud de nuestro gato esfinge. El veterinario nos mandará el producto adecuado. Nos proporcionará la información que necesitamos, como las dosis o las fechas en las que hay que suministrarle el producto. Los parásitos internos dañan el tracto intestinal ocasionando diarreas, fiebre, vómitos e incluso pérdida de peso. Si le ocurre a los cachorros les retrasaría su crecimiento. Si sospechamos que nuestra mascota puede tener algún parásito, debemos recoger una de sus deposiciones y llevarla al veterinario para que la analice.

Para esta raza es menos relevante la desparasitación externa porque al no tener pelo y vivir en interior, es más complicado que se den casos por infecciones de garrapatas o pulgas entre otras. Aún así, si el felino convive con otros animales es necesario extremar las precauciones. Los parásitos externos le provocan normalmente dolencias en la piel.

Higiene del Gato Esfinge

En la raza Sphynx es muy importante la higiene. Normalmente el resto de razas no precisa de la colaboración de un humano para asearse, pero esta raza si necesitará de la ayuda de su dueño para estar acicalado. Este tipo de gatito es peculiar porque al no poseer pelo, libera grasa e incluso suda. Esto conlleva a que la suciedad se le acumule de tal manera que, si no hay una higiene habitual, estará sucio y tendrá un tacto repulsivo. Debemos acostumbrar desde pequeño al baño y realizarle un lavado por lo menos una vez al mes.

Hay que prestar una mayor atención a su higiene ocular ya que debido a la carencia de pestañas se vuelve abundante su liquido lagrimal. Debemos limpiar sus ojos con asiduidad sobretodo si percibimos que tienen algo de suciedad. Se les pueden higienizar restregando suavemente una gasa estéril impregnada de suero fisiológico. Tampoco se puede olvidar la limpieza de sus orejas ya que esta raza acumula una gran cantidad de grasa en sus oídos. Para ello podemos encontrar productos adecuados en centros veterinarios.

Por último, no se puede olvidar asear sus uñas. Debemos vigilar su tamaño y su suciedad. Para concluir con el tema de aseo, una cosa muy importante a realizar es tener siempre limpio el lugar donde descansa nuestro minino así como los cuencos de agua y comida. De este modo nos libramos de enfermedades e infecciones bacterianas.

Gato Esfinge
Los inviernos son duros para el Esfinge debido a la ausencia de pelo.

Cuando decidimos traer a un sphynx a nuestro hogar debemos saber ciertas pautas que hará que nuestro felino no se enferme. El lugar en el que va a residir no puede tener una temperatura inferior a 22º. En las noches de invierno que es cuando más refresca deberemos tenerle una manta térmica para que permanezca caliente y descanse. Si este felino no viviera en un entorno cálido, parecería triste, estaría sucio y le saldría más pelo de lo normal en la zona de las patas y el rabo. Esto lo generaría su cuerpo para adaptarse al clima. Para que esto no ocurra debe tener en el hogar una óptima temperatura.

Alimentación del Gato Esfinge

A la hora de alimentar al Sphynx hay que tener en cuenta una serie de pautas para que su energía no decaiga. Lo óptimo es ofrecer a los gatitos un alimento equilibrado. La comida industrial está hecha para cubrir las necesidades de los gatos y les aportarán los nutrientes esenciales para su confort.

Si escogemos alimentar al egipcio con comida casera, puede ser que a la larga sea perjudicial para nuestro minino. Esta dieta doméstica no llevaría los nutrientes necesarios para su buen desarrollo y como consecuencia la salubridad de nuestro esfinge estaría en cierto peligro.

Existen en el mercado distintos tipos de alimentación atendiendo a las necesidades específicas de cada etapa, desde cachorros hasta senior. Los encontramos en distintos formatos: alimentación seca, que se trataría del pienso y alimentación húmeda que sería la comida enlatada. La nutrición en el caso del sphynx juega una labor fundamental porque al tratarse de un gato sin pelo, su cuerpo ante la sensación de frío hace que consuma gran cantidad de energía. Por lo consiguiente, su dieta debe ser abundante en proteínas y grasas. Debemos compaginar alimentos secos con alimentos húmedos y que nunca le falte agua fresca y limpia.

  • 6/10
    Adaptabilidad - 6/10
  • 5/10
    Energía - 5/10
  • 5/10
    Afectividad - 5/10
  • 7/10
    Aseo - 7/10
  • 6/10
    Social - 6/10
5.8/10