Saltar al contenido

Factores más usuales que pueden agobiar a los gatos


El agobio en los gatos está relacionado con cambios bruscos, que requieren adaptación por la parte del animal, así como con enfermedades, obesidad y parásitos.

El tratamiento a este trastorno, que se manifiesta por norma general en la conducta del felino debe indicarse después de examinar pausadamente la actitud de la mascota, como el ambiente al que se halla expuesto.

La voz de alarma las dará el dueño del gato y el veterinario, este último con señalada participación debido a su condición de especialista.

De tal modo, es normal que un gato se estrese tras intervenciones quirúrgicas, viajes prolongados, la llegada de una nueva mascota a la casa o bien el nacimiento de un bebé, entre otras muchas.

 

El estrés en los gatos

¿De qué manera advertir que un gato sufre de agobio? Los síntomas son variados, especialmente si se tiene presente que la reacción frente al agobio cambia dependiendo de la naturaleza del animal y las experiencias que haya vivido.

Y es que la conducta, es resultado de un estímulo que causa agobio y a la que el gato debe amoldarse. Los estímulos pueden ser externos o bien internos y en los dos casos, la contestación producida (conducta) puede ser innata o bien aprendida.

Factores más usuales que agobian a los gatos son: agitación, dilatación pupilar, situación arroscada, higiene excesiva, conocida como dermatitis sicogénica, agresividad, marcado de territorio en la casa y deposiciones urinarias o bien de materia fecal fuera de la bandeja. Razas como el Siamés [Ver Gato Siames] y el Birmano [Ver Gato Birmano]manifiestan agobio, además de esto, mordisqueando de forma obsesiva lana o bien otro género de tejidos.

Además, un gato agobiado presenta cambios en sus hábitos de aseo. De tal manera, el gato puede bañarse hasta perder el pelaje de su cuerpo, o bien no bañarse. El minino asimismo acostumbra a maullar exageradamente y pasear de un lado a otro con maúllos.

Un animal agobiado actúa distante, duerme y juega menos. De igual forma, cambiará sus costumbres alimentarias y en ciertos casos, mordisquearán objetos que antes no lo hacían.

 

Causas principales del estrés

El tedio puede convertir a los gatos en violentos y destructores. Esto acostumbra a acontecer cuando el felino continúa bastante tiempo solo, tras mantener una relación muy próxima con su dueño.

Por su lado, un minino marca en el hogar cuando su rutina diaria cambia súbitamente, o bien otro animal ha llegado a la casa. Esta situación asimismo se repite cuando por una limpieza profunda o bien por cambios de muebles su fragancia se ha perdido.

En muchas ocasiones la forma de marcar territorio es orinando en forma de espray las superficies verticales. Conforme especialistas, al desaparecer las marcas el gato las sustituye orinando. Frente a un comportamiento de este género castigar al gato puede ser una resolución errada; ofrecerle más areneros y poner el alimento en el sitio que hace las deposiciones probará mejores resultados.

Factores más usuales que pueden agobiar a los gatos

 

Tratamientos para el estrés

Para hacer frente al agobio de un gato y asistirlo a enfrentar ese sufrimiento. deberemos asistir a un especialista en Etología (ciencia que estudia el comportamiento del animal), quien hallará solución al inconveniente, a través de cambios del comportamiento del animal.

Sin embargo, en el proceso de diagnóstico, el dueño del gato puede asistir advirtiendo cuando empezaron los síntomas y ante que situación. También, puede contribuir a la supresión del agobio físico al recortar las uñas así como los posibles parásitos.

Por otro lado, es esencial que el gato tenga suficiente comida y agua, a fin de que no padezca periodos de apetito o bien sed.

De igual modo, existen opciones alternativas para enfrentar el agobio sicológico. Esto se soluciona efectuando juegos que estimulen al gato. En este sentido se recomienda adquirir juguetes al gato y también ir intercambiándolos a fin de que no se aburra de ellos.

Favorecen el comportamiento de los felinos, la caricia de su dueño y vivir en un ambiente sosegado, donde la música no se escuche a volúmenes altísimos.

Además, mejoran al gato la posesión de un sitio para comer y su caja de arena. Un acuario en casa hará que el gato esté entretenido.