Saltar al contenido

Consejos para lograr que nuestro gato nos obedezca


Aunque sabemos popularmente que los gatos son animales muy independientes y que su comportamiento es prácticamente indomesticable, es un gran fallo llegar a pensar que no pueden aprender y obedecer, por esta razón pueden hacer lo que deseen y seguir estos consejos para lograr que nuestro gato nos obedezca.

Los gatos pueden ser aproximadamente obedientes en dependencia de la educación que les ofrezcamos, para saber como instruirlos bien hemos elaborado una serie de consejos para lograr que el gato obedezca.

La primera cosa que tenemos que saber es que moldear la conducta de los gatos puede ser una labor bastante difícil, no imposible. Así debemos tener clarísimo que los castigos físicos no son admitidos como formas de amonestar malos comportamientos, puesto que lo que van a hacer es crear resquemores o bien saña en el gato.

En los comportamientos equivocados que más encontraremos y en los que más debemos enfatizar desde pequeños es en el aseo y depósito de sus desechos. Del mismo modo debemos trabajar sobre el comportamiento del marcado de territorio, el rasguñado o bien la necesidad de afilar sus uñas.

Para tratar estos aspectos debemos disponerse de lugares concretos a fin de que haga sus necesidades. Recuerda que a los gatos les agradan los sitios y la arena limpia, con lo que hemos de ser cuidadosísimos en ese aspecto, para no “obligar” al gato a efectuar acciones incorrectas.

Lo mismo ocurre con el afilado de las uñas. Para ello debe contar con de un objeto largo y firme. Si es un leño de madera mucho mejor, en tanto que les complace mucho esa superficie. Con ellos probablemente no va a haber inconveniente en nuestros muebles.

En el caso de marcados de territorio, lo mejor es esterilizar tanto al gato como el sitio. Efectuar una buena limpieza de la casa cuidando de que los elementos con los que limpiemos no sean consumidos por el gato es de las mejores formas.

En el momento en que un gato marca territorio en un objeto particularmente lo mejor es desecharlo en tanto que pese a lavarlos los comportamientos proseguirán repitiéndose.

 

Sanciones en la educación

Como afirmábamos al comienzo, los maltratos tanto físicos como psicológicos no están tolerados en el momento de castigar al animal por un mal comportamiento.

Del mismo modo es esencial tener muy presente que los castigos o bien sanciones solo marchan si se efectúan en el momento en que se ha hecho el daño. Jamás debemos castigar al gato dejando pasar tiempo, puesto que el animal no comprenderá su reacción.

Para sancionar comportamientos se debe conseguir asociar este con una reacción o bien circunstancia desapacible.

Sabemos por poner un ejemplo que los gatos no son amantes del agua, así se recomienda tener un aerosol para salpicar a nuestro gato cuando realice acciones inapropiadas como solicitar comida cuando cenamos.

La técnica precedente se debe efectuar sin que el gato se dé cuenta que es la persona la que ejecuta el rociado.

Del mismo modo asimismo hay elementos para asistir a tener buenos comportamientos. Si eres de los que detesta que el gato se suba a la mesa de la cocina o bien del comedor, en múltiples tiendas venden papel singular para poner sobre estas superficies y que al contacto se pegue en la patas del animal, ofreciéndole una situación desapacible que no deseará reiterar.