¿Cómo castigar correctamente a un gato?

¿Cómo castigar correctamente a un gato?

¿El gato volvió a interferir con su sueño por la noche? ¿Gritó a las 5 am? ¿Has marcado las esquinas? ¿Por novena vez, tiró una maceta del alféizar de la ventana y colocó una pila en el medio de la cocina cuando ya llegaba tarde al trabajo? ¿Cuál de los siguientes crees que requiere un castigo? ¿Se debería castigar a un gato? Y si es así, ¿cómo? Sobre esto en nuestro artículo.

¿Por qué los gatos son traviesos?

Los gatos han convivido con los humanos durante casi 10.000 años. Pero siguen siendo un misterio para nosotros: no comprendemos absolutamente muchos de sus hábitos. Tendemos a explicarlos desde un punto de vista humano y dotamos a los gatos de nuestras opiniones y motivos. Pero esto no funciona y, a veces, es perjudicial.

Un gato puede "hacer bromas" cuando esta malo, doloroso, incómodo, excitante o cuando está influenciado por instintos inherentes a la naturaleza.

A menudo no entendemos las razones del "mal" comportamiento y sacamos la conclusión más simple para nosotros: dicen, ella quiere molestarme tanto. Pero no existen tales motivos en el mundo felino. Cada acto de un gato está guiado por algo más práctico y serio que un vacío deseo de venganza.

Tomemos las faltas más "terribles" de los gatos. Por ejemplo, haz tus pequeñas cosas en la almohada. El dueño piensa que el gato se está vengando de él por algo (quizás por el hecho de que ayer no le dio la salchicha), pero en realidad el gato puede tener un DAI. A veces, los animales simplemente no pueden controlar la micción y las marcas ocurren inconscientemente.

¿E ignorando la bandeja? ¿Crees que el gato es malo? ¿O quizás es un relleno que asusta con sus olores o silbidos al absorber la orina? ¿O en una caja de arena que odian aproximadamente 2 de cada 3 gatos? ¿O quizás la bandeja está en un pasillo incómodo?

Otro ejemplo es la pasión de los gatos por beber agua del inodoro. Los zoopsicólogos explican fácilmente este hábito. Por naturaleza, los gatos tienden a beber agua de fuentes fluidas, lejos del lugar donde comen. Es por eso que su belleza prefiere no un cuenco de metal limpio en la cocina junto a la comida seca, sino un inodoro o fregadero.

Al recurrir al castigo, debes estar seguro de que es necesario. ¿Qué pasa si el gato necesita ayuda, no castigo?

¿Cómo castigar correctamente a un gato?

¿Se puede castigar a un gato?

Antes de castigar a un gato, debes pensar por qué lo estás castigando. ¿Por una verdadera ofensa? ¿O por instinto natural? En el caso del segundo castigo carece completamente de sentido. Al contrario, destruirán toda la confianza y el amor entre ustedes.

El chillido de un gatito llamando a mamá, los gritos de marzo por la noche, "enterrando" sus asuntos, los celos de un nuevo perro; todos estos no son malos hábitos, son comportamientos normales que por lo cual no hay que enojarse.

Cuando hay un problema, es importante comprender la causa y considerar si puede resolverlo pacíficamente. Considere por qué un gato se comporta de esta manera y no de otra. ¿Qué puede hacer para que se sienta cómoda y cambie su comportamiento? Si no comprende los motivos del comportamiento felino, consulte a un zoopsicólogo. Él te ayudará a ver la situación a través de los ojos de un gato y te dirá cómo proceder. ¡Quizás no se requiera ningún castigo!

Sin embargo, esto no significa que deba hacer la vista gorda ante un comportamiento no deseado. Como buen dueño, debe poder establecer límites e inculcar en su mascota normas básicas de comportamiento. Por ejemplo, no estropee los muebles y el papel tapiz, no se suba a la mesa, no pase por delante de la bandeja. Por lo tanto, si las soluciones pacíficas al problema no ayudan, tendrá que comenzar a castigar. Pero para que funcione, debes castigar correctamente.

¿Cómo castigar correctamente a un gato?

¿Cómo castigar correctamente a un gato?

Los gatos son animales fuertes e independientes. Caminan solos y no toleran la violación del espacio personal.

Cualquier manifestación de agresión: gritos fuertes, reprimendas, el uso de la fuerza física para tratar con un gato es inaceptable. Todo esto solo aumenta el estrés y empuja al gato a otras acciones no deseadas. Pero lo peor de todo es que infunde miedo en el gato, lo pone nervioso, mata la confianza en el dueño. Imagínese si no pudiera sentirse seguro en su propia casa. ¿De qué buen comportamiento podemos hablar aquí?

Entonces, ¿cómo castigar al gato? ¿Cómo transmitir que está cometiendo una acción inapropiada? Estas tres reglas funcionan:

1. Puntualidad

Lo más importante es que solo puedes castigar a un gato en el momento de cometer una infracción. La lección no se aprenderá y el gato caerá en un estado de shock, sin comprender nunca por qué el amado dueño la trató con tanta crueldad.
Recuerda: puedes castigar a un gato solo en el momento "aquí y ahora", cuando lo pillaste cometiendo una infracción.

Si, después de regresar a casa después del trabajo, encuentra una olla rota con una violeta, ni siquiera se moleste en castigar al gato por esto. Ya se ha olvidado de esa olla 200 veces y el castigo es completamente inútil.

2. Secuencia

Decide de una vez por todas qué comportamiento es aceptable para tu gato y cuál no. Y adhiérase estrictamente a este plan: prohíba siempre o no prohíba en absoluto. Por ejemplo, si no permite que su gato se suba a la mesa, la próxima vez no se mueva para encontrarla robando crema agria de su plato de albóndigas.

¿Cómo castigar correctamente a un gato?

3. Castigo correcto

El gato puede estar expuesto a ruidos fuertes (como aplausos o sonajeros); este método simple funciona muy bien. Cuando veas a un gato haciendo algo mal, di su nombre en voz alta para llamar la atención y aplaude (o haz otro sonido fuerte, pero no un grito). Repite esto cada vez que tu gato rompa las reglas.

Como artillería pesada, puede usar una botella rociadora: rocíe agua sobre el gato en el momento de la ofensa. E incluso en los casos más graves, está permitido simbólicamente, sacudir suavemente al gato por el cuello, esto es si ya está muy enojado. Este es el castigo máximo que puede pagar un propietario amoroso y pensante.

Gritos, asaltos, arrojar objetos (incluidas zapatillas), meter la nariz en un "charco", encerrarse en el baño, las dietas hambrientas no son un castigo, sino una crueldad con los animales.

Concéntrese no en el castigo, sino en recompensar el buen comportamiento. Recuerde darle cumplidos y golosinas a su gato cuando se esté portando bien. Por ejemplo, si hoy tu gato fue a afilar sus garras en un nuevo rascador y no en tu silla favorita como de costumbre, asegúrate de rascarlo detrás de la oreja y tratarlo con tu premio favorito. Después de varias de estas repeticiones, el gato comprenderá el patrón de "acción-recompensa" y no cambiará su rascador por ninguna otra silla en el mundo.

La paciencia y el trabajo lo triturarán todo, y el amor y el cuidado son las mejores claves para el buen comportamiento de las mascotas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir

Usamos cookies y recogemos datos para personalizar contenido, anuncios, funciones sociales y analizar el tráfico Más información