Saltar al contenido

Ayuda a tu gato a perder peso

Es muy reconfortante ver a tu gato gordo y sano, pensarás, pero desafortunadamente, ese peso extra está evitando que tu felino tenga una mejor vida. La obesidad en los gatos puede provocar enfermedades como artritis, diabetes o problemas hepáticos que pueden costarle la vida. Así que si tu gato está gordo, deberás ayudarle a perder peso.

Los investigadores del colegio de medicina veterinaria de Virginia, acaban de publicar los hallazgos del estudio que han llevado a cabo durante un año de cómo mantener a los gatos domésticos con un peso saludable. Si bien es cierto que no hay fórmula mágica, al igual que los humanos, los gatos necesitan moverse más y comer menos.

El estudio seleccionó 44 gatos con sobrepeso y creó un plan personalizado que incluía alimentos para controlar su peso, mientras eran observados por monitores de actividad para medir sus movimientos, mientras tanto, otros gatos recibían, simplemente, juguetes.

Asimismo, los dueños llevaban el control con un tipo de agenda para apuntar cualquier cambio de comportamiento en su felino.

Moverse más y comer menos

Una pérdida de peso en los gatos con sobrepeso mejora la vida cotidiana de cada uno de ellos, desde la movilidad, hasta el aseo y en consecuencia su estado de ánimo en general.

Según Megan Shepherd, profesora de nutrición clínica: «Es fácil sobre alimentarlos, en una cultura donde la comida es amor«. Y tiene toda la razón. Mientra que algunos gatos autorregulan su comida, hay otros que no pueden hacerlo, ya sea por ansiedad, personalidad, dependencia de humanos o simplemente, no pueden para de comer.

No hace falta mucho para que tu gato se mueva. Los juguetes con hierba gatera, cuerdas, plumas o incluso una caja de cartón pueden hacerles moverse más de lo que tu te crees.
Para empezar, deja de alimentarlos de una manera al «libre albedrío». Es decir, solo ponle de comer la cantidad recomendada por el veterinario, a la misma hora, todos los días.

Con suerte, esto desalentará a tu gato y se cansará de esperar.

Megan Shepherd comenta: «Si tienes un gato que pide insistentemente por comida, no hagas caso, necesitamos restringir las calorías de más«, concluye que se debe tratar de alimentar de vez en cuando con vegetales o probióticos. Si no puedes evitar que tu amigo peludo pruebe la nueva comida, prueba el calabacín, según la doctora Lauren Dodd, especialista en nutrición clínica.

Gato Jugando para prevenir sobrepeso
Jugar con él, puede prevenir el sobrepeso

¿Darles comida de humanos? Nunca

Si a los gatos les cuesta autocontolarse, darles comida de humanos les va a costar todavía más hacerlo. La mayoría de nuestros alimentos llevan conservantes, azúcar, aditivos y muchas sustancias que pueden ser nocivas para los felinos. Además, alimentarles de nuestra comida puede acarrear más problemas de comportamiento.

La dieta de los gatos

No existe dieta. Olvídate de las comidas «bolas de pelo«, «esterilizados«, etc… Que ayudan sí, pero no bajan de peso a tu gato, no puedes someterle a cambios de comida por que lo esterarás más y será peor el remedio que la enfermedad.

Lo ideal es invertir en juguetes (sirven los juguetes caseros) eso sí puede ser beneficioso para ellos, especialmente los que contienen hierba gatera o simulan ser presas. Aprovecha las mañanas o a final de tarde, ya que a esas horas los gatos tienden a ser más juguetones y activos. Trata de programar un tiempo de juego cuando los veas más enérgicos.

Recuerda que tampoco hace falta comprar juguetes a montones, con una simple caja vacía puede servir. Tu gato necesita moverse.

¿Tienes un gato nocturno? Una sesión de juegos justo antes de acostarte puede ser todo lo que necesita para dormir y olvidarse de la comida durante un rato. Juega al escondite con ellos o perseguirlos simulando ser una presa, eso les encanta.

Les puede tomar un año perder peso, así que ser pacientes y practicar un poco de empatía. Los especialistas coinciden en que la pérdida de peso más exitosa implica una conexión significativa entre tú y tu gato. Uno de los participantes del estudio realizó «dieta» con su gato, y comentaba «mi gato necesitaba perder peso y yo también, así que fue algo así como un apoyo social, llegando a un acuerdo mutuo de comer con responsabilidad«.

¿Como puedo saber si mi gato está gordo?

Para saber si tu gato puede tener sobrepeso, intenta sentir sus costillas. La prueba implica usar la mano como guía táctil. Si al tocar las costillas no las notas, es posible que debas visitar al veterinario para seguir un plan especifico y es posible que sea hora de jugar con el misino más a menudo. ¡Haz que se mueva!